martes, 26 de febrero de 2013

MUELLE DE CARTAGENA

    Desde la antigüedad Cartagena siempre fue reconocida por su fondeadero, un abrigo de navegantes dada su posición protectora contra los vientos, y un buen refugio, dada la casi nula visibilidad de la ensenada desde el mar.
Una embarcación que fuera bordeando la costa, no veria facilmente la ensenada, si no la conocia previamente.
Mapa del SigPac.
    En época romana el muelle estaba aproximadamente en el eje de las actuales calles del Aire y Morería Baja. Y lo que actualmente conocemos como muelle de Alfonso XII, era costa, con las pendientes del Monte de la Concepción hundiendose sobre el mar.
Cartel de 46,5 x 67,5 cms., editado por Museo Arqueológico Municipal de Cartagena.- Cartagena 2.002.-
 Coordinadores Elena Rúiz Valderas y Miguel Martínez Andreu.- Dibujo A. Anglésromana.
Denominaciones por el autor del Blog.
    Con el paso del tiempo y las colmataciones ocasionadas por los aluviones de las ramblas de Benipila y Santa Florentina durante siglos, llegaron a cegar el muelle romano.
    En época medieval, el atraque de barcos se hacia en la zona llamada Arenal, colindante al actual puerto de botes.
    Más tarde, el muelle comercial era muy pequeño, un reducido espigón de piedra que nacía desde la puerta de la muralla que daba al mar, sólo para poder acceder algún que otro barco, para carga y descarga de mercaderías pero no tenia utilidad como amarradero para varias embarcaciones.
    El franciscano cartagenero Gerónimo Hurtado, en 1594 escribió una carta a su superior, dando alabanzas de su tierra natal, y queriendo darle una mejor idea de la excelencia de su bahía, hizo el esbozo adjunto, donde perfila el muelle y su posición frente a la ciudad.

La flecha indica el muelle.
Coloreado por autor Blog.
    A principios del siglo XVII, el municipio tomó conciencia de la necesidad de tener un muelle en condiciones, y favorecer el tráfico de mercancías, con los impuestos consiguientes que podría acarrearle. Encargan al cantero Pedro Milanés la construcción del muelle principal, con su forma en punta de flecha, y la puerta de acceso al mismo desde la muralla.
Archivo de Simancas.
    En la mayoría de planos, antes de iniciarse las obras del Arsenal, el muelle era más bien pequeño, inclusive para la época, la rada era realmente el fondeadero y el trafico de mercancías y personas se hacia por medio de pequeñas embarcaciones.
1634 - Dibujo de Pedro Texeira, donde se aprecia el muelle, y las murallas junto al mar.
   Hubo proyectos en 1670 para hacer un puerto, haciendo la ampliación desde el actual muelle, y proteger a las embarcaciones de los vientos procedentes desde la bocana del puerto.
1670 - Plano con el proyecto de Alfonso Possi en color rojo, que no llegó a realizarse.
Dibujo en el Archivo de Simancas.
    Bernabé de Gaynza, en esta misma fecha, también dibuja la dársena de Cartagena, con el muelle y su característica forma en flecha.
1670 - Plano de Bernabé de Gaynza con la darsena , La Algameca a la izquierda y Escombreras a la derecha
  En mayo de 1744, el ayuntamiento propone reparar el muelle, dado el estado lamentable que tenia su cabeza y alas, proyectando asimismo colocar en su extremo una fuente para las aguadas de los barcos del Rey.

En el Catastro del Marqués de la Ensenada de 1755, se hacían constar mas de 70 barquillas y botes pequeños que cobraban 15 reales de vellón por porte.

Parte de las Respuestas generales del catastro 1755, relación parcial de las embarcaciones de particulares y sus portes,
según D. Manuel de la Riva, Juez de matriculas y Comisario de Provincia de este departamento.
    Tras la construcción del Arsenal, y las murallas de Carlos III, el muelle siguió siendo pequeño para las embarcaciones comerciales, hay que tener en cuenta que el mar rompía su olas al pie de las murallas de la ciudad, no habiendo sitio adecuado para estar cerca de ellas, por defensa de la ciudad, y la poca profundidad, no siendo adecuada para el paso de embarcaciones dado el peligro de zozobra y de varar.
1770 - Plano de Francisco Llobet. En rojo murallas, en negro proyecto de las nuevas de Carlos III.
Archivo de Simancas.
1786 - Plano donde se observa el muelle con el conjunto cercano de la ciudad.
1776 - Cuadro del pintor cartagenero José María Panisse, donde se aprecia el muelle, las murallas y su puerta.
    Los navíos reales tambien anclaban al amparo del monte Galeras, o en las zonas aledañas al primitivo   muelle.
Decada 1860 barcos engalanados, al fondo el monte Galeras.
    En 1860, para el uso comercial sólo se habia ampliado el antiguo muelle frente a la puerta de la muralla, pero cerrandolo por la parte cercana al Arsenal. Hacia falta, si se queria favorecer la salida y entrada de mercancias del puerto de un nuevo muelle.
1860 - El antiguo muelle del siglo XVII, cerrando una pequeña darsena.
A su izquierda el arsenal si disponia de sitio suficiente para los buques militares.
En rojo recinto amurallado de la ciudad.
186o, foto de J. Laurent, donde aprecia la muralla junto al mar, un poco más al fondo la dársena de bote, y al final de la foto el Arsenal militar, sobresale al fondo en el centro de la foto, el triangulo blanco coronado en negro de la "machina".

Estado actual febrero 2013
Darsena botes y las murallas, castillo de la Concepción en lo alto.
  El 16 de enero de 1874, por medio de una Real Orden, se concedió a Cartagena la autorización para rellenar el mar enfrente de las murallas, y que obtuviera la propiedad de los terrenos ganados al tras la construcción del muelle.
    La Junta de las Obras del Puerto, tuvo un trabajo relevante en este proyecto, consiguiendo que el 24 de febrero de 1877 el rey Alfonso XII, acudiera a Cartagena acompañado de un gran séquito, para inaugurar las obras del muelle comercial, era alcalde por entonces D. Jaime Bosch y Moré.
Noticias en la prensa local: páginas AB
    Fueron años difíciles, y con algunas suspensiones de los trabajos. En 1887 estaba casi finalizado el primer muelle comercial, realmente eran dos, el muelle comercial de Alfonso XII con 557 metros lineales, donde atracaban los grandes barcos comerciales, y el Muelle Alto, junto a la dársena de botes frente a la Puerta del Mar, utilizado por los buques de cabotaje y las barcazas del servicio de transbordadores.

  Uno de los primeros usuarios fueron los baños públicos, el balneario de la Misericordia llegó a ocupar 137 metros del nuevo muelle.
    Se observa el cambio que esto podía proporcionar a la ciudad, un nuevo y amplio espacio, donde un paseo con kioscos, jardines, bares, etc. podría ser el solaz de los cartageneros, con vistas al mar. En cambio, esa primera línea del nuevo muelle, se ocupo con todo tipo de instalaciones portuarias, tinglados, oficinas, grúas, etc. Sólo quedó para poder disfrutar de la visión del mar en el nuevo muelle, el Club de Regatas, de uso privado.
    También dejó de celebrarse en en la plaza de San Francisco la Feria anual que se efectuaba del 25 de julio al 10 de agosto, y se trasladó a partir de 1887 a esta nueva explanada del muelle, y empezó a denominarse Paseo de Alfonso XII.
    Siendo Alcalde de la ciudad D. Francisco Lizana, se autorizó la instalación de pabellones para disfrute de la población. El kiosco del casino proyectado por el arquitecto Oliver en 1900 es un ejemplo; el Pabellón del Circulo Militar era de estilo japonés.

                     

                      
    El pabellón del Casino, instalado en la zona central, era el palco de diversas bandas de música, sextetos de música clásica, etc. así como la banda del regimiento de Cartagena, que eran pagadas por los establecimientos que habían en el Paseo, como el Café Suizo, La Palma Valenciana y otros.
    Era un sitio de paseo habitual y descanso de los cartageneros, sobre todo al ponerse el sol, se encendían las luces del alumbrado, los kioscos hacían sonar las notas de sus orquestas, y todo el lugar era una terraza que hacia de escaparate del ambiente popular de sus habitantes.
    En los días festivos, era tal la afluencia de viandantes, que se llegó a solicitar al Ayuntamiento el permiso para la colocación de sillas, y el cobro pertinente de un alquiler a cada usuario. Uno de los solicitantes fue la Casa de Misericordia.
    Hasta 1904 el muelle comercial era un sitio muy peculiar, el acceso se hacia desde las Puerta del Mar, y los diversos usos festivos que se le dio a este paseo, llegaron a ocasionar interferencias con la función portuaria.

Darsena de botes, a la izquierda antiguo ayuntamiento,
se ven las puertas del muelles a continuación de la muralla.

El derribo de parte de la muralla y las puertas del muelle, da comunicación directa
al puerto con la ciudad.. Al fondo Plaza de las Monjas, actual plaza del ayuntamiento.
A la izqda, en el edificio de planta baja, la placa superior dice "Capitanía del Puerto", la antigua denominación de lo que luego fueron las comandancias de Marina.
   Tras el derribo del tramo de murallas y de las puertas del muelle, con la terminación del nuevo ayuntamiento en 1907, se proyecta demoler el muelle Alto, se inicia la desecación de la dársena de botes, que estaba delante del ayuntamiento, dando lugar a la actual plaza de los Héroes de Cavite, prolongándose al mismo tiempo el muelle en 1911 hacia el Arsenal, donde actualmente se halla el reconstruido Club de Regatas, quedando formado al mismo tiempo la dársena de botes con escalinata embarcadero.
    Antes del arreglo del paseo, los días de lluvia toda aquello se convertia en un lodazal, hasta que el municipio, urbanizó debidamente toda la zona.

1910 - Tras una lluvia.
  El paseo  de Alfonso XII o del muelle, en esta época fue un salón de espectáculo donde se celebraban las fiestas de carnaval, batalla de flores, y también fue solar para espectáculos ambulantes como circos, cines y teatros. Asimismo, dada su extensión, se recibían a las tropas militares venidas por el mar de Cuba, Filipinas o Marruecos, así como las misas de campaña, juras de bandera, etc.

Diciembre 1918
    En la segunda republica, se le denominó Paseo de la Libertad. Tras la guerra civil de 1936-39, empiezan a desaparecer los tinglados frente a la plaza de Heroes de Cavite, dejando un acceso directo desde la calle Mayor al muelle, siendo lugar de atraque por popa de diversas unidades militares.
                                            


    Las décadas del 50-60 y 70, sobre todo los domingos y festivos, el paseo de Alfonso XII con su buen números de bares y merenderos, era paso obligado de los innumerables paseantes, de las parejas de novios, y de la mayoría de los soldados y marineros en su tiempo libre al salair de los cuarteles.
    En la actualidad, ha desaparecido la actividad comercial en este muelle, creándose una dársena para embarcaciones deportivas, y aledaño un muelle de atraque para cruceros de alto porte, originando una nueva entrada de turistas que pueden aliviar económicamente a los comercios y restaurantes de las zonas cercanas al puerto. Y recuperando definitivamente para la ciudad, el puerto que siempre tenia, pero no pudo disfrutar.

Muelle febrero 2013. Foto autor Blog.

A la derecha la muralla, a continuación iría la Puerta del Muelles, demolida a principio del S. XX.
Esta sería la ubicación del antiguo muelle del siglo XVII.
Todo es ahora terreno ganado al mar.

 Bibliografía:
- Diario El Álbum 26-5-1891
- Cartagena 1755, Colección Alcabala del Viento, núm. 47, Ediciones Tabapress, Madrid 1993.
- Archivo de Simancas.
- Historia de las calles de Cartagena, Federico Casal Martínez, Cartagena, 1930.
- Cartagena, miradas y recuerdos. Jerónimo Guilabert Requena. 2009.
- Hemeroteca Archivo Municipal de Cartagena.
- El Atlas del Rey Planeta. Pedro Texeira, 1634
- Cartagena siglo XX. Juan Mediano Duran. 1997.

1 comentario:

  1. que ARCHIVO,JUAN...ME QUEDO CON LA BOCA ABIERTA...
    TODO ME HA GUSTADO, PERO LOS KIOSCOS DE LA FERIA ,
    ¡ ES UNA PRECIOSIDAD ! EL LARGO TEXTO, NO ME DA TIEMPO A LEERLO ! EN ESTOS CHISMES NO TE DA TIEMPO A NADA...
    ME PASO CASI TODA LA NOCHE ENGANCHADA EN TANTAS
    COSAS QUE HAY QUE ATENDER...
    UN ABRAZO CONCHITA...

    ResponderEliminar

Puedes poner tu opinión.