lunes, 15 de octubre de 2012

EMOCIONES y SENSACIONES

1) La música siempre me ayudó a consolarme, e invariablemente con cualquier tipo de composición. Escuchar en el silencio de la noche, el coro de mujeres del Confutatis de la Misa de Requien de Mozart, o Sabbato ad Vesperas de las Celebraciones en Canto Grecoriano, esas cadencias entre voces masculinas y femeninas es sobrecogedor. Lo mismo podría decir de Bach, Haendel, Chopin, Weber, Puccini con su Nessun Dorma de Turandot, etc. Un tema musical que me emociona cada vez que lo escucho, es el Tema de Lara, de la película Dr. Zhivago; esa balalaika provocando esos dulces y agudos timbres, es fascinante. Supongo que serán reminiscencias de la película y lo que me evocan sus recuerdos.

2) Un cielo limpio, azul, recortando la verticalidad de algún edificio en las afueras de la ciudad. La ropa tendida, en ese mismo inmueble, meciéndose al ritmo que le marca el viento.

3) Un faro adentrándose en el mar. Con el olor a salitre tan característico que lleva la brisa. La superficie picada por la marejada, moviéndose con esas olas desplazándose hacia el rompeolas, rompiéndose y salpicando el ambiente de sus finas gotas que refrescan la cara.

4) Las gaviotas volando a la vela, quedando algunas veces inmóviles en el aire al planear contra el viento, cuando se quedan estáticas observando el horizonte desde lo alto de una roca, o de una farola del puerto, perfilando el horizonte, haciendo un juego de colores entre el azul oscuro del agua, el azul celeste del cielo y su plumaje blanco.

5) Unos niños jugando solos. Sin mayores cerca. Observarlos me recuerda la inocencia que dejamos hace ya muchos años. Son sinceros, se expresan tal cual sienten. De todas forma no tarda muchas veces en aparecer algún “bordesico” que al no poder conseguir lo que desea, se envalentona demostrando su agresividad y zurrando al compañero mas cercano.

6) Nubes sobre el cielo azul en un día soleado. Es relajante ver esas capas de algodón creciendo en vertical. Son espesas, se empujan entre ellas como queriendo ocupar el sitio de sus vecinas. Algunas de las que están más solitarias adoptan formas caprichosas, que el viento las va deshaciendo poco a poco. Si el viento es de capas altas es curioso ver como las nubes superiores van más deprisa que las inferiores.

7) Colores. El cromatismo de una buganvilla roja, sobre el fondo verde de su propia frondosidad. Ver al fondo el amarillo chillón de un rosal Imperial, haciéndole a su vez compañía una rosa roja, casi color sangre, de aspecto de aterciopelado.
Este tema de los colores me recuerda a las mujeres, con su “definición” tan especial de la variedad cromática. Un azul-marino, siempre ha sido el azul-marino de toda la vida, ¡pues no señor!, el azul-marino puede ser claro como el cielo y oscuro como la negra noche, según distingue mi apreciada cónyuge. Sin hablar de los diversos matices de marrones, lilas, rosados o beiges.

Que la semana sea fecunda en sensaciones agradables...

Confutatis - Bow Valley chorus performing Confutatis and Lacrymosa from Mozart's Requiem. 2006.
Sabbato ad Vesperas - Coro de Camara de Sevilla, Direccion Santiago Lusardi Girelli, Concierto en el Conservatorio Superior de Sevilla.
Nessun Dorma - Pavarotti, Los Angeles 1994


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes poner tu opinión.