jueves, 13 de septiembre de 2012

Cohetes y perros

Luna

    Estoy en el despacho y de pronto mis dos perritas, Luna y Fara, se abalanzan a mis pies, temblando y buscando refugio. Normalmente suelen ponerse así cuando hay tormenta o explota algún cohete, lanzado en alguna fiesta cercana. Pero en estos momentos no escucho ningún ruido.

A los pocos minutos se oye un “run-run” de fondo que me esta avisando de la proximidad de una tormenta.

Al poco tiempo, un par de relámpagos, los truenos correspondientes, cuatro gotas de agua que caen del cielo, dejándolo todo de un color marrón oscuro, por el polvo sahariano que llevan en suspensión, y fin.

Todo esto no duro más de cinco minutos. Las perras siguen con miedo, más bien pánico, y buscando un rincón donde esconderse.


Fara
    Otras veces cuando sucede esto, lo único que escucho es en la lejanía el estallido de un cohete de algún pueblo cercano. No entiendo como tienen ese oído tan fino, para las tormentas y los petardos, yo no lo percibo.
    ¿Qué es lo que genera la "truenofobia" de los perros?, por lo que pude localizar por la red, comentan lo siguiente:
a) Parece ser que algunos perros están predispuestos genéticamente: A sus ancestros les sorprendieron tormentas en el campo con gran aparato eléctrico y fuertes truenos, marcando sus genes con este miedo.
b) Se especula que elementos como la estática y los cambios en la presión atmosférica también podrían explicar por qué los perros presienten las tormentas antes que los humanos. Explicaria el por qué algunos animales sienten miedo si están en la casa, pero no dentro de un coche, y por qué buscan refugio en los rincones. Son como un barómetro, más que por la presión atmosférica, creo es la estática. Los perros reciben descargas de la estática y buscan sitios donde eso no suceda. Muchos de ellos tienen además miedo a las tormentas eléctricas, terror. Se enloquecen.
d) Otros veterinarios dicen asustarse por el dolor o molestias causadas en el oído por el ruido, ya que tienen el umbral de audición mucho más alto que los humanos. Discrepo de este tema, dado que como decía antes, muchas veces el ruido es casi inaudible, sobre todo con cohetes en la lejanía.
    Hay otros perros que se ponen agresivos, tanto cuando suenan los cohetes o cuando escuchan una sirena o bocinazos o cualquier ruido fuerte o agudo. Los perros se ponen locos, aúllan, ladran, se enojan mucho.
    A un perro que tiene miedo y está temblando, lo acariciamos, le decimos cosas suaves, es decir que lo premiamos, entonces el animal siente que el tener miedo es bueno. Que temblar y agitarse es bueno, porque lo premian por eso.
    A mi perra Luna, cuando tenia 1 ó 2 años, con motivo de la víspera de San Juan, el 23 de junio, visitábamos las hogueras que habían por la cercanía, y no se inmutaba pese a explotar cerca de ella infinidad de petardos. Al par de años, era pánico lo que tenia al escuchar este tipo de ruidos.

    Localicé una reseña de la doctora Victoria Lea Voith, profesora de comportamiento animal de la facultad de veterinaria de la Western University of Health Sciences de Pomona, California: La fobia no se hace presente hasta que el perro entra en años (tres o cuatro). Sienten un ruido que se les viene por todos lados. Es una experiencia aterradora para muchos animales sensibles. Pero tampoco explica la Dra. la razón de la “truenofobia”.

Y la verdad, se hace muy duro verlas temblar, y no hacerles alguna caricia…


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes poner tu opinión.